Abogados de Moca

Abogados de Moca: Carlitos Guzman Compres

Carlos-Guzman-Compres
                Carlos-Guzman-Compres

El doctor Carlos Manuel Guzmán Comprés, Carlitos o Carlitico fue un conocido abogado mocano que hizo historia con sus anécdotas y salidas airosas, junto a su elevado nivel de profesionalidad. De estatura alta y complexión  mastodontica, era dueño de un risueño temperamento que le hacía ganar amigos y simpatizantes con facilidad. Ejerció su profesión con gran éxito entre los cuarentas y setentas del pasado Siglo, y era uno de los notarios más solicitado en la localidad.

Pertenecía a una familia de intelectuales y educadores que dejaron huellas en los anales de la educación mocana. Carlitos tenia una gran capacidad repentinita. Una tarde, mientras se encontraba charlando con  varios amigos en la acera frontal de su oficina, se presentó su hijo Papillo y le dijo: “Papi, déme un peso para comprar una cosa”. El doctor Carlos lo miró y entrando su mano derecha al bolsillo pequeño de su pantalón extrajo una moneda de cincuenta centavos y entregándosela a su hijo le dijo: “Tenga, compre media cosa”.

Fue un abogado inteligente de desenvuelto razonar, y aunque ejercía con mayor dedicación la notaria sus defensas en materia penal tenían un sabor original que le valían el reconocimiento de todo el mundo. Su famosa salida en una audiencia penal en materia de sustracción de menor, atribuyéndole “al paisaje” la causa eficiente del delito, es todo un poema de ingenio y gracia forenses. Le gustaba vivir el campo fecundo que rodea la ciudad, le encantaba contemplar la feracidad de las tierras de labranza y era asiduó a lo que el llamaba “callejonear”, que era el recorrido sin rumbo fijo por los caminos de la campiña mocana.

En una ocasión se presentó a su oficina un cliente, molesto por la tardanza en la entrega de un documento que había pagado a Carlitos y sólo se esperaba el registro del mismo para que el propietario se sintiera dueño y señor con su título en las manos. La oficina del Registro de Títulos se encontraba en la ciudad vecina de La Vega.

 Cuando el cliente de forma airada le pregunta que dónde esta su papel, pues se le había prometido para ese día, Carlitos abre sus ojazos y sin inmutarse le responde: “Oh, usted no sabe que el bendito secretario mío llevó el papel a La Vega Vieja y lo dejó ahí, y ahora tendré que ir a buscarlo para llevarlo a La Vega Real, que es donde se encuentra la oficina del Registrador. El cliente bajó la mirada y dijo comprensivo: “Está bien, volveré la  semana próxima”

Artículos anteriores

Caras y figuras mocanas de ayer

Próximo artículo

Caras mocanas

El autor

José Abigail Cruz Infante

José Abigail Cruz Infante

Nació en Santiago de los Caballeros. Casado. Residente en Santo Domingo.

Graduado Magna Cum Laude en Derecho. Parlamentario por varios años representado su provincia Espaillat en el Senado y la Cámara de Diputados. Ha sido Secretario de Estado y vicepresidente del Parlamento Latinoamericano. Miembro del Consejo Consultivo de FOPREL.

Escritor de varios libros sobre Moca. Director Administrador del blog Mocanos.net.