Uncategorized

Bien por el Senado de la Republica

Bien por el Senado dela Republica

 

La semana pasada el senado ratificó la ley que prohibe el aborto en nuestro país, sin excepciones, ignorando las tres que les había propuesto el Presidente Danilo Medina y sus “consejeros”. Caso raro en nuestro país.

La Cámara Alta mantuvo nuestra tradición de prohibir este crimen en cualquier circunstancia.
No había razón para modificar nuestra tradición.
Las tres modificaciones que los “consejeros” del Presidente Medina habían  recomendado, iban en contra de la realidad  de la medicina en la actualidad.
Esta decisión ha hecho innecesario interrumpir el embarazo, antes de que el feto sea viable, lo que en un hospital público como el Dr. Luis E. Aybar en Santo Domingo,  (antes de ser demolido en diciembre de 2014), estaba situado en la semana 25 del embarazo, esto es al final del segundo trimestre.


Falsamente quiso presentarse como que permitir el aborto en algunas circunstancias era un paso de “avance” y de que las sociedades donde  aun ese crimen no tiene excepciones están “atrasadas”.
Yo creo por el contrario, que fue una demostración de que  todavía la fuerza del cristianismo, que fue el motor que impulsó la sociedad occidental, se siente es sus estamentos políticos, pues no hay que olvidar que la legalización del aborto comenzó en Rusia, después del triunfo de la revolución comunista de 1917.
En la  década de los 1990, el comunismo se vino abajo en Europa, junto con el muro dé Berlín  y el ateísmo perdió su mejor aliado en el mundo.
No nos cansaremos de repetir que es el cristianismo, el que le ha dado su estatus de igualdad de derechos en la sociedad a la  mujer con el hombre. Que su doctrina de que la base de la sociedad es el matrimonio  de un hombre con una mujer, es lo que provee el ambiente para el desarrollo  de  hijos, que luego resulten útiles para esa sociedad,
Basta echar un vistazo a la situación de la mujer en las sociedades no cristianas del mundo, para constatar esta realidad. En algunas de ellas no tienen derecho ni a salir a la calle, si no es envueltas de tal manera que apenas se le ven los ojos y en otras son parte de un harén de los hombres ricos.
La dignidad de la mujer se la confiere el cristianismo.
Y es ese cristianismo, el que dice que el embarazo que ocurre en su interior es una nueva vida concedida por Dios, a la que hay que respetar, no importan las circunstancias en que haya ocurrido, pues ciertamente, el que una pareja tenga una relación sexual, no asegura que se va a producir un embarazo y  si esa relación lo produce, obviamente no depende de la voluntad de la pareja. Así vemos que un 10% de los matrimonios son estériles, a pesar de sus esfuerzos por tener hijos.
Nuestro país, como toda Latinoamérica,  fue por mas de dos siglos, una teocracia cristiana, regida por el Papa a través de sus obispos y el Patronato Real, concedido a los reyes de España .y Portugal, coronas que permanecieron fieles a Roma todo el tiempo, aún  después de la revuelta protestante que inició Lutero en 1517.
Fuenleal y Fuenmayor fueron en el siglo XVI en esta colonia, Gobernadores y Obispos a la vez, y aunque el obispo no fuera gobernador, tenía tanto poder como el.
No había estado civil en esos días. Los bautizos y los matrimonios eran los eventos mas importantes en la vida de una persona y estaban registrados en las sacristías de las iglesias. Y  no había divorcio; tan fuerte era la convicción de que el matrimonio era la base de toda la estructura social.
Esta  decisión del senado, para mi es una demostración de que los principios cristianos que por siglos han normado nuestra sociedad, a pesar del deterioro que en los valores morales ella en la actualidad acusa, mantienen su vigencia y de que hay esperanzas de una regeneración, como lo es también la marcha verde, la cual han querido presentar como  un movimiento contra el gobierno, pero resulta, que entre los sobornados por ODEBRETCH hay personajes que ahora están en la oposición y que se corrompieron estando en el gobierno. ¿Y entonces?

Terminamos esta entrega, felicitando a los senadores por su valiente decisión.

Artículos anteriores

Fundamentos para dictar las medidas de coercion

Próximo artículo

Noticias de hoy

El autor

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón