Uncategorized

Cómo Debe Vivir Para Llegar a los 100 Años de Edad

Cerdeña, que cuenta con la mayor tasa de personas centenarias, en comparación con cualquier parte del mundo, tiene seis centenarios por cada 3 000 personas. En los Estados Unidos, esa proporción es de un centenario por cada 5 000

Cómo Debe Vivir Para Llegar a los 100 Años de Edad

Los centenarios son propensos a tener una actitud positiva, optimismo, entusiasmo por la vida y un buen sentido del humor. Otras típicas características incluyen un estilo de vida activo; una alimentación a base de alimentos frescos, a menudo siembran sus propios alimentos; y tienen una fuerte red social

Está comprobado científicamente que tener un fuerte apoyo social es el factor fundamental que determina la longevidad y supervivencia. Su influencia sobre la mortalidad es tan grande, que supera la influencia del peso e incluso eclipsa la influencia del tabaquismo
Por el Dr. Mercola

En una época en la que la mitad de la población de los Estados Unidos tiene problemas con enfermedades crónicas y la esperanza de vida está en declive, para la mayoría, la idea de vivir hasta 100 años de edad podría parecer un sueño imposible.

Sin embargo, en muchas otras áreas, la esperanza de vida ha aumentado, y la existencia de centenarios es mucho más común de lo que podría imaginar.

En 2015, había 679 personas de 100 años de edad o mayores que vivían en Gales. Cerdeña, que cuenta con el mayor número de centenarios en todo el mundo, tiene seis centenarios por cada 3 000 personas.

Eso es literalmente 10 veces más que en los Estados Unidos, donde la proporción es de un centenario por cada 5 000.1

Aunque, es posible que piense que la mayoría de los centenarios–las personas que han vivido un siglo o más—son partidarios de llevar cierto tipo de alimentación, por lo general, el secreto de su longevidad se centra en torno a los factores sociales y emocionales, tales como expresar amor, cultivar fuertes lazos familiares y sociales y participar en su comunidad.

Además, los centenarios citan abrumadoramente al estrés, como la cuestión más importante que debe ser controlada.