Historia de Moca

Conozca sobre la Constituyente de Moca

 

 

LA CONSTITUYENTE DE MOCA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un trascendental acontecimiento en la historia política de la República que constituye un timbre de honor y de nobleza para la frente de Moca, lo fue sin duda alguna el Soberano Congreso Constituyente de 1857-58.

El diario de sesiones fue editado por el Gobierno Dominicano en 1944, en uno de los volúmenes que forman la colección Trujillo, cuya organización fue dirigida por el Lic. Manuel Arturo Peña Batlle.

Hay recopiladas en dicho tomo, de singular interés por la importancia de los documentos legislativos que encierra, cuarenta  actas, correspondientes a otras tantas sesiones celebradas por tan augusta asamblea de representantes del pueblo.

Las deliberaciones fueron iniciadas solemnemente el día 7 de diciembre de 1857 y cerradas, con idéntica solemnidad, el 10 de marzo de 1858.

Los trabajos fueron ejemplarmente presididos por Benigno Filomeno de Rojas, figura preponderante en los anales de la Restauración.

En el seno del Congreso Constituyente estuvieron presentes, laborando con cabal patriotismo y luminoso entendimiento, hombres como Ulises Francisco Espaillat, Pedro Francisco Bonó y Vicente Celestino Duarte, cabezas próceres de la Patria.

Los diputados mocanos en aquella memorable ocasión fueron Carlos Ma. Rojas y Ramón Guzmán.

Había además, otros mocanos asistentes en la lista de aquel conclave de civilistas. Eran ellos: Gregorio Rivas, Federico Salcedo y José Ma.

Rodríguez, quienes concurrieron ostentando la representación de otras comunes.

La limpia trayectoria democrática y el prístino sello del liberalismo que marco el cauce por el cual discurrió el desenvolvimiento y la orientación del congreso, no  necesitan de ninguna clase de ponderaciones.

Su mejor elogio hay que buscarlo en la ruta misma trazada por el pensamiento de tan claros varones, estampas de ciudadanos preocupados por la incertidumbre del porvenir en aquella etapa de integraciones primarias de nuestra nacionalidad.

El reputado tradicionalista, Dr. Manuel de Js. Troncoso de la Concha, nos ofreció en carta que conservamos la más amplia alabanza del Soberano Congreso Constituyente de Moca, con estas palabras:

“Creo que la Constitución de Moca fue un verdadero paso de adelanto en el establecimiento de un régimen democrático. Fracasó por haber querido trasladar la capital de la ciudad de Santo Domingo a la de Santiago, lo cual histórica y políticamente, fue un gran error. Cada vez que la examino no puedo menos de admirar, salvo uno que otro detalle, la sabiduría y la alteza de miras de aquellos constituyentes. Me envanece recordar que mi abuelo Wenceslao de la Concha fue uno de éstos”.

Afirman algunos que el histórico Congreso se reunió en una casa de dos plantas, propiedad de Federico Salcedo, situada en la calle Colón, parte baja. En esa misma casa se alojó Pedro Santana cuando se trasladó a Moca a ordenar el fusilamiento de los Mártires del 2 de mayo del 1861.

Pero el Lic. Marino Tejada G. apasionado buceador de nuestra historia local, asegura que don Ángel Ma. Pérez (Billía), de más de 90 años de edad, le informó que la mencionada casa de dos pisos se encontraba ubicada en la calle “Riva”, hoy “Dr. Alfonseca”, en su prolongación hacia la barriada de Juan Lopito, casi frente a la casa donde vivía el señor Enríquez Rojas, ya fallecido.

El Soberano Congreso Constituyente de Moca es uno de los hechos de mayor relieve en el número de los sucesos de elevada trascendencia cívica en que es tan pródiga la brillante historia de Moca.