Cosas de la Era de Trujillo

Cosas de la Era de Trujillo

Rafael Trujillo
         Rafael Trujillo

Rafael Leonidas Trujillo Molina, fue un dictador completo, no le falto ninguna de las características de ese tipo de opresores, no tuvo limites de nada ni para nadie. En su perturbación megalomanía se esforzaba por ser “él primero y mas grande” en todo y para todo.

En una ocasión se le ocurrió ser el padrino de todos los graduados de la Universidad y nadie pudo designar su padrino escogido para esa ceremonia. De igual modo, estableció el padrinazgo obligatorio para los matrimonios de los miembros de las fuerzas armadas.

En una fiesta en Bonao vio bailando en el salon a una pareja de jóvenes mocanos que ripiaban un sabroso merengue ejecutado por la Super Orquesta San José, con una destreza que solo superaba Bolivar Liriano y Lesbia Castañeda, bailadores espectaculares en el Club Recreativo de Moca.

Trujillo, que se la daba de bailarín, impresionado por la agilidad de los jóvenes mocanos lo mando a llamar a su presencia y una vez allí, le pregunto “son novios o esposos”, “somos novios” les respondieron los interpelados, “pues, bailan muy bien y deben casarse”, ” eso pensamos Jefe, pero soy recién graduado y no tengo trabajo aun”, respondió el joven.

De inmediato Trujillo ordeno los arreglos para la boda y el joven obtuvo un nombramiento en la justicia de Moca.

Dictador Trujillo
                    Dictador Trujillo

En otra ocasión en Santiago de los Caballeros, repitió la escena de Bonao y caso a una pareja que bailaba en su presencia. Al terminar la ceremonia matrimonial le dijo “pueden pasar la luna de miel en mi casa de La Cumbre”, lugar montañoso de gran belleza y clima agradable.

Semanas mas tarde el feroz dictador se encontró con el joven santigues y lo primero que le pregunto fue: “como paso la luna de miel en mi casa de La Cumbre”, “muy bien, Jefe, es un lugar maravilloso” respondió el joven, agregando, “solo que el sistema de agua caliente no funcionaba”. Trujillo, alzando la voz le dijo, ” los hombres no se bañan con agua caliente, eso ablanda la carne”.

 

Artículos anteriores

Cuidado con el brote de conjuntivitis

Próximo artículo

Papa dice el mal espíritu entra siempre por los bolsillos

El autor

José Abigail Cruz Infante

José Abigail Cruz Infante

Nació en Santiago de los Caballeros. Casado. Residente en Santo Domingo.

Graduado Magna Cum Laude en Derecho. Parlamentario por varios años representado su provincia Espaillat en el Senado y la Cámara de Diputados. Ha sido Secretario de Estado y vicepresidente del Parlamento Latinoamericano. Miembro del Consejo Consultivo de FOPREL.

Escritor de varios libros sobre Moca. Director Administrador del blog Mocanos.net.