Cosas de MocaMoca

Cronicas del ayer mocano

El honorable Ayuntamiento de Moca y su distinguido señor síndico Miguel Guarocuya Cabral Domínguez, en una muestra de sensibilidad y preocupación ciudadanas, tuvieron a bien acoger una petición nuestra en el sentido de patrocinar una nueva edición de “Tradiciones Mocanas”, como un esfuerzo por brindarle a la juventud estudiosa de Moca y del país un texto al que parece no le pasa el tiempo.

Que siempre retiene una valor renovado; en verdad, es que el tiempo no puede pasar para menguar o hacer olvidar el valor espartano de una figura como la del general Tito Salcedo, el “valiente entre los valientes” como lo denominó el prócer Restaurador Gregorio Luperon.

Con esta edición la juventud mocana podrá apreciar ampliamente algunas de las leyendas e historias del pasado que han contribuido a formar el alma mocana.

“Tradiciones Mocanas” representa el esfuerzo tenaz de un recto y probo ciudadano que unía a su pasión por su mocano pueblo la vocación de realizar actividades intelectuales y periodísticas de modo sistemático, con el propósito de aumentar conocimientos de las gentes sobre la historia y las personas, así como de las gestas del pueblo.

Don Elías escribía sus apreciaciones como fruto de las empíricas averiguaciones que hacía, basadas fundamentalmente en fuentes orales y en publicaciones locales como Avance, el mensuario Vanguardia y otras más.

A don Elías Jiménez, el escritor tradicionalista de su pueblo por antomasia, en una ocasión se le llamó el Penson mocano, en alusión al conocido César Nicolás Penson, autor del clásico nacional “Cosas Añejas”.

Nació en Moca en la segunda parte del siglo diecinueve y fue hijo de Juan Elías Jiménez y Nancy Ramírez.

Se hizo escritor como observador de su mundo circundante; con gran paciencia fue recogiendo de los más viejos las historias y leyendas que se contaban dándole forma y redacción para sus interesantes artículos de prensa.

Elevó a categoría de fuente irrefutable el acervo oral histórico del pueblo, pues a falta de documentación fidedigna la oralidad llenó ese vacío metodológico, que para los mocanos no es cosa distinta a la más pura verdad.

Esa oralidad primaria cultivada por Jiménez fue una relación directa entre emisor-texto-receptor, que se aprecia de inmediato en sus relatos y episodios, narrados con un peculiar estilo resultante de su puro humor y de su condición  de gran conocedor de la psicología de las gentes.

Su vida pública le sirvió para conocer mejor el ambiente pueblerino en que se desenvolvía; fue juez, fiscal, gobernador, presidente del ayuntamiento y diputado por la provincia, experiencia burocrática que enriqueció su visión de hombre citadino.

“Tradiciones Mocanas” es el conjunto  de los escritos que don Elías escribió, y publicados  en periódicos locales y regionales. Son en general relatos cortos que narran de forma entretenida y con el lenguaje propio de la época sucesos basados en hechos históricos de mayor o menor importancia, propios de la vida de las diferentes etapas de la historia mocana, sea como leyenda o explicando costumbres existentes.

Las “Tradiciones” son una obra para leerla con amor, para sentirla con apego al terruño, con delectación por las simbologías patricias que en ella adornan el alma mocana.

Las nuevas generaciones encontrarán en sus páginas, más que el esplendor de la ensayística académica, el timbre de patriotismo y valor cívico que nuestro país reclama en esta hora de reproches y amargos suspiros.

Es un libro testimonio de una época colmada del respeto hacia los manes tutelares de nuestra historia local, es el reporte de un observador pertinaz que quiso dejar plasmado su enfoque y valoración de lo vivido o recibido.

Don Elías Jiménez Ramírez legó a los lectores mocanos y dominicanos de todos los tiempos un libro ejemplar, de un contenido a escala histórico, sociológico, costumbrista, narrativo; ameno y ágil, que sabrá deleitar a todos los que tengan la dicha de tenerlo en sus manos y conservarlo en sus estantes bibliográficos como prenda de valor artístico e histórico de inestimable valor.

No hay comentario

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos anteriores

Las noticias de hoy

Próximo artículo

Algunas damas mocanas en Internet