OpiniónTemas históricos

Duarte, SU VIDA Y SU OBRA

HERARD ENVIA UN DELEGADO CON PODERES ABSOLUTOS.-
            La situación en la Junta Popular y el ánimo levantisco que advertía Desgrottes en los dominicanos, le hizo solicitar a Herard, en Puerto Príncipe, el envío de un hombre con poderes absolutos para la toma de decisiones con relación al gobierno de la ciudad.
De hecho esto significó  el fin de la Junta Popular como órgano de gobierno, pues a partir de la llegada de este emisario de Heard, si las decisiones de la Junta se consideraban inconvenientes para los haitianos, serían anuladas.
Esto significa que realmente la junta funcionó unos tres meses (abril-juinio 1843) antes de que las diferencias entre dominicanos y haitianos hicieron imposible siguiera laborando.
            El hombre enviado por Herard para la vuelta al absolutismo, fue Auguste Brouard, quien ya era conocido en la ciudad, pues habían estado en ella como militar en tiempos de  Boyer y fue de los primeros en unirse al movimiento de la reforma haitiana.
            Pero una realidad se imponía en el ambiente de toda la isla.
Para el 15 de junio estaban señaladas las elecciones para escoger los representantes de las diferentes comunidades a la Asamblea Constituyente que debía reunirse en Puerto Principe a finales de ese año 1843, para redactar la nueva constitución de la isla, que seguiría las orientaciones de la constitución de Petion de 1816.
            Este mes de junio de 1843, fue uno de los períodos de mayor actividad proselitista en la vida de Duarte.
            LAS ELECCIONES DEL 15 DE JUNIO DE 1843.-
La oleada democrática que desató el triunfo de la revolución reformista haitiana de 1843, que produjo la caída de Boyer y que la visión política de Duarte le dijo que era el momento de actuar en pro de la independencia de los dominicanos, aprovechando la división de los haitianos, estaba decayendo rapidamente, pues el líder militar de este movimiento, Charles Herard, a quien apodaban Riviere, resultó  ser un ignorante, que no tenia idea de lo que era una democracia  y estaba rapidamente asumiendo el estilo de gobierno de los finales de régimen de Boyer.
A pesar de eso, el deseo de cambio en la vida política de la isla, predominó e hizo que se realizaran elecciones en  toda ella, para elegir los representantes que debían reunirse para redactar la nueva constitución.
Duarte se movió en  todas direcciones en la ciudad y envió emisarios a todas partes para promover la candidatura de  los duartistas y  como de costumbre, envió a Mella al Cibao.
Pero la lucha de Duarte, no era ya solo contra los haitianos.
Entre los dominicanos había surgido un grupo que consideraba una quimera eso de independencia y aspiraban a una separación de Haití y colocarse bajo la bandera de una de las potencias de la época y era Francia en esos días, la mas indicada para ese fin.
Este grupo lo componían personas  de la clase alta del país y funcionarios del régimen haitiano, que pensaban que si los duartistas triunfaban, los sacarían de sus empleos.
Los personajes mas destacados de este grupo lo constituían Tomás Bobadilla, José María Caminero y Manuel Joaquín Delmonte en Santo Domingo. En Azua estaba Buenaventura Baez, en Santiago, Pedro Ramón de Mena.  Pero en las elecciones del 15 de junio en Santo Domingo y en la gran mayoría de las comunidades del país, triunfaron los duartistas.
Al conocer su avasallante victoria  en Santo Domingo, la noche del 15 de junio, los duartistas celebraron jubilosamente esta demostración de popularidad y poder.
Los separatistas se quedaron asombrados. La independencia triunfaba sobre la separación.
Autor: DR. JULIO MANUEL RODRIGUEZ GRULLON