OpiniónTemas históricos

Duarte y los primeros Trinitarios

LOS PRIMEROS TRINITARIOS (III)

Duarte y los Trinitarios
Duarte y los Trinitarios

BENITO GONZALEZ.-(1811-1883)

Era el mayor del grupo, pues tenía 27 años de edad y era el único mas viejo que Duarte, quien tenía 25 años para esa fecha.
Fue de los mas activos durante los años de la dominación haitiana y estuvo en la Puerta de la Misericordia y la del Conde, la noche del 27 de febrero de 1844, pero una vez instalada su añorada república, se alejó de la política y no desempeñó ninguna posición.
Es, de los trinitarios originales, del que se tiene menos información
Murió a los 72 años de edad en Santo Domingo.
JUAN NEPOMUCENO RAVELO (1815-1885)

Tenia 23 años al momento del inicio de la Trinitaria.
Gran luchador junto a Duarte durante el período 1838-1844.
En 1843 fue a quien Duarte envió inicialmente a hacer el contacto con los reformistas haitianos, pero al no saber hablar el creole, no logró cumplir esa misión, por lo que Duarte envió entonces a Mella, quien si lo hablaba y este obtuvo éxito en ella.
Fue apresado por Herard en 1843 y enviado a Haití, donde luego fue liberado.
Regresó a Santo Domingo y en marzo de 1844 se enroló en el ejército del sur, luchando contra los haitianos junto a Duvergé.


Se hizo un gran seguidor de Manuel Jimenes, segundo presidente de la república. y cuando este cayó en 1849 se marchó del paíus y se radicó en Santiago de Cuba.
Apoyó la anexión en 1861 y regresó al país, luchado contra los restauradores a partir de 1863 y cuando terminó esta guerra en 1865, regresó de nuevo a Santiago de Cuba, donde murió a los 70 años de edad.
JACINTO DE LA CONCHA (1819-1886)

Tenía 19 años el juramentarse como trinitario.
Era hermano de Tomas de la Concha, quien era el prometido de Rosa Duarte, así que podemos decir que poseía cierto parentesco, con el fundador de la República, pero es sin embargo, el de la trayectoria mas errática de los nueve trinitarios originales.
Al fundarse la república en 1844 se enrola en el ejército del sur y lucha contra los haitianos al mando de Duvergé, junto a varios de los otros nueve originales, que como hemos visto hicieron lo mismo.
Al igual que Juan Nepomuceno Ravelo, se hizo gran seguidor de Manuel Jimenes, quien lo designó Ministro de Hacienda.
Al caer este gobierno en 1849, marchó al exilio de donde regresó en 1855 y conspiró contra Santana en el movimiento de ese año contra el dictador seibano.

Escapó rapidamente del país al descubrirse esta trama y no fue atrapado como su hermano Tomás, quien aunque no figura entre los trinitarios originales, estuvo tan activo como cualquiera de ellos, en el período 1838-44 y estaba implicado en esta conspiración, siendo atrapado y fusilado junto a Duvergé ese año.
Esto afectó grandemente su vida y conducta y así vemos que dos años después, en 1857, se hizo Santanista y regresa al país, apoyando la anexión y luchando contra los restauradores.
Terminada esta guerra, se queda en el país y ahora se hace baecista y durante la guerra de los seis años apoyó a Baez, quien lo hizo miembro del Senado Consultor.
Al caer el quinto gobierno de Baez en 1878 y entendiendo correctamente que el baecismo había terminado como fuerza política, adoptó entonces su antigua postura patriótica, haciéndose condecorar como “Prócer de la Republica”.
Murió en Santo Domingo a los 67 años de edad.

Autor: Dr. Julio Manuel Rodriguez Grullon

Artículos anteriores

Caras mocanas

Próximo artículo

Algunas sugerencias a la nueva Ley de Partidos

El autor

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón