Hablemos de Moca

Hablemos de Moca

Un agradable y sabroso recuerdo del a Moca de ayer

 

 

 

 

 

 

 

 

18 h ·

¡ HABLEMOS DE MOCA. ¡

Casi era obligatorio llegar todas las tardes a degustar de uno de los manjares elaborados de la mano divina de ésta Señora.

En la calle Duarte, esquina Imbert, se encontraba la Pensión comedor de Doña Petronila Camacho.

Popularmente su nombre y su legado de trabajo aún después de su muerte, queda impregnado en muchos de los que visitabamos con frecuencia esa puerta, donde con apenas un mostrador y dos mesitas, a veces había que rogarle al Gordo Rafael Pérez Amparo, que se dignara de cederle a uno aunque fuera un bollito o un ajie relleno.

Petro, con toda su calma y tesón de trabajo, impuso una marca de calidad, que por más de 50 años cogiendo Candela, y haciendo de la Cocina su estilo, deleitó a todo un público que todavía añora sus productos.

Llegué a verla cocinar al medio día la comida para su Familia y los huésped, que se hospedaban en la Pensión.

Algo exquisito y de buena demanda era cuando esa vitrina que daba para la calle Duarte, se sudaba con el vapor del caliente de los bollitos de Platanos Amarillos, las paticas de puerco rebozadas en huevos, las Albóndigas Guisadas, los Ajies rellenos, las Arepitas de Yautia, y de Yuca, y a lo que ibamos un grupo integrados por Alejandro de la Cruz Brito y Ventura, Alejandro y Luis RAPOSO, La M, Héctor Martínez, y Miguelito el Ratón, a darnos un banquete de ese Moro Rojo hecho con manteca, con salsa de las Albóndigas por arriba.

El que no vivió ésa época, el que es de MOCA, y el que no a oido hablar de Petro, y de lo bueno que se Comia ahí, Acérquese a su Nieta, en el negocio que tiene al lado de la panadería de Guillermo, y dese ese gustazo de aquel tiempo de Oro, que vivimos.

Para el nuevo formato de MOCANOS.net
Autor: Carlos Estrella 

18 h ·