Uncategorized

Hablemos de Moca

En el Pueblo sólo oíamos hablar de Cholito Ferreira.

La referencia que se comentaba en todos los ambientes era de que era un hombre EMPRENDEDOR, SERIO, CUMPLIDOR, AMABLE, CON UN TRATO AFABLE HACIA LOS DEMÁS, pero sobre todo un hombre recto y con una forma de crianza que era de imitar.

Sus hijos contemporáneos de nosotros, llegamos a tener desde el inicio hasta el Sol de hoy como se dice, un trato especial, humano y de una educación incuestionable.

Silverio, un seguidor de los pasos de su Padre, es nuestro querido amigo y hermano, que cumple un año más de vida.

Es un prominente Municipe, que en su paso por la Alcaldía del Municipio de MOCA, contribuyó en alcanzar el más digno respeto, y en su gestión alcanzó las más altas consideraciones y estimas entre sus adeptos.

Silverio, en los años de 1982, llegó a mi casa en la Imbert esquina Morillo, a visitarme, porque le habían informado que en mi mudanza, cuando regresé de New York, traje de venta, unos equipos de Sonido, supervisados por Matías, uno de los técnicos más exigentes en cuanto a Fidelidad de Sonidos, conque contábamos los Mocanos.

Desde ese momento hasta hoy, hemos conservado una relación mutua de respeto y solidaridad, que trascienden más allá de lo Familiar.

Me alegra y me siento orgulloso de tenerte como Amigo Hermano.

Dios te Proteja siempre, a ti y a los Tuyos…

Para el nuevo formato de MOCANOS.net

Autor: Carlos Estrella

Artículos anteriores

Fotos del ayer mocano

Próximo artículo

Una deuda impagada. Recuerdos de Moca

El autor

José Abigail Cruz Infante

José Abigail Cruz Infante

Nació en Santiago de los Caballeros. Casado. Residente en Santo Domingo.

Graduado Magna Cum Laude en Derecho. Parlamentario por varios años representado su provincia Espaillat en el Senado y la Cámara de Diputados. Ha sido Secretario de Estado y vicepresidente del Parlamento Latinoamericano. Miembro del Consejo Consultivo de FOPREL.

Escritor de varios libros sobre Moca. Director Administrador del blog Mocanos.net.

  • edfrommoca

    Tanto mi primo Matias como Atenio Collado siguen con sus fiebres de los stereos