Hablemos de MocaMoca

Hablemos de Moca

Si por algún motivo, nos sentimos diría Yo, hoy en dia, motivado y con una formación religiosa de esas que nos impregnaron en nuestra Juventud, se las debemos a este humilde servidor, quien nos albergó en la Sacristía de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús.

Carlos Rosario, uno de los pocos Sacristanes, administradores de un templo Sagrado como lo es nuestra Iglesia.

Entramos a formar parte de ella a la edad de 6 7 años, en la parte de servir y ser ayudante de la misa, junto a esa plebeya de niños y Jóvenes que conformabamos los monaguillos.

Los momentos más emotivos que pude vivir, dentro del templo, eran las participaciones de las llamadas misas del Gallo a las 12 de la noche, los 23 de Diciembre. Era una noche de Veladas, combinadas con Vítores, y Cantos alusivos a las Navidades, acompañados y dirigidos por el Padre Carlos el Alemán.

La puerta del Perdón, esa noche se abría para que en todo el Pueblo se oyeran los Cánticos y las Campanas, anunciando la Navidad.

Carlos, actuó siempre apegado a la transformación y orientación de los Jóvenes, de su timidez, de su bondad, de sus consejos y reglas, no podías equivocarte. Su forma de actuar y de corregirnos, valió la pena el haber pasado por su legado y haber aprendido de él, lo que hoy podemos darle la mitad, a los que nos sentimos con el deber, de darle al prójimo, lo que él nos enseñó.

Padre Flores, Padre Luis Setores, Padre Ibáñez, Padre Fuentes, Padre Alonso, Padre Adolfo, Padre Pedro, Padre Carlos, Padre Aurelio, cuantos lindos y bellos recuerdos, permanecen entre el Corazón de cada uno de los Monaguillos que fuimos guiados, por ese hombre de Dios, que se llamo, Carlos Rosario.

Para el nuevo formato de MOCANOS.NET