Cosas de Moca

La invasión de chinos a Moca

 

La invasión de chinos en Moca

José Abigail cruz Infante

En la llamada Era de Trujillo no cabe duda que se veían situaciones  que movían a risa y a toda clase de especulaciones. El país vivía un período de postración moral y social que permitía los mayores desvaríos dentro del orden trujillista.

En el año de 1935 ocurrió en Moca una situación risible como las que acabamos de mencionar. Se trató en el caso de una denuncia de un grupo de comerciantes mocanos, en carta enviada a Rafael Trujillo, amo y señor del país, para que les resolviera un problema local que decían confrontar  con los inmigrantes chinos avecinados en aquella ciudad y dedicados al comercio minorista.

En la misiva en cuestión los  los comerciantes mocanos, usando un lastimoso y claudicante lenguaje le dicen a Trujillo que ʺmovidos también por la confianza que vos inspiráis a todo el que se os acerca en demanda de vuestra justiciera intervención iniciando así una carta llena de ditirambos al dictador, en busca de convencerlo para que actuara a favor de los intereses de los comerciantes que reclamaban su elevada intervención.

El motivo de la carta era que, según los denunciantes, de cierto tiempo a la fecha numerosos inmigrantes chinos que vivían en Moca se dedicaron al comercio mayorista y detallista, que hasta ese momento era exclusivo de dominicanos.

Frente a esa supuesta invasión los comerciantes clamaban para que se ponga fin a esa práctica, pues con la entrada de dichos comerciantes a la plaza el comercio detallista ha sufrido un fuerte sacudimiento por los sistemas y las prácticas exóticas y falaces implantados por los orientales.

Los comerciantes firmantes de la carta-denuncia le señalaban a Trujillo como pruebas de esas malas prácticas que utilizaban los chinos, la falta de buena fe en el uso de pesas y medidas.

También señalaban que los chinos no tienen necesidad de ganar más, pues  no tienen necesidad de gastar mucho, ya que viven para sí mismos y sus familias.

Añaden los denunciantes que existe otra causa de mayor importancia para expresar sus quejas de la invasión de los comerciantes chinos en Moca, que es el abuso de la candidez de los campesinos y de las masas populares, a quienes les ofertan las llamadas compras baratas, ignorando que detrás del bajo precio se oculta  el astuto comerciante exótico, que maneja con inexactitud las medidas, con las mezclas y las correspondientes adulteraciones.

Volviendo a los chinos  de Moca, podemos decir que esta colonia urbana ha sido , ahora y antes, de una existencia ejemplar en la comunidad mocana. Se han integrado a la vida familiar y hoy día son muchos sus descendientes que viven tranquilamente en el país, contribuyendo con sus talentos al desarrollo nacional.