AgrícolaMoca

La prodigalidad de las tierras mocanas

MOCA PRODIGA Y EXUBERANTE

campiña mocana
                                        campiña mocana

En Moca siempre ha llovido mucho durante el mes de mayo. Su tierra negra y opaca como borra de café, se torna entonces con los cortes del arado que conducen los bueyes, en una especie de pizarra brillosa que recibe las semillas y los plantones, como si fuera la trompa ávida de una negra prolífica ansiosa de ser fecundada.

siembras en Moca
siembras en Moca

A partir de entonces, el sol y el agua se turnan con la inflexible oportunidad de eficientes ginecólogos, ayudando a que se cumpla en el plazo previsto, el bienaventurado parto de la exuberancia.

Y así ha sido años tras años, desde los tiempos que éramos tiernos y desvalidos como potrillo acabados de nacer.

Nunca han existido represas, canales, ni regadío para fertilizar con agua aquella tierra feraz.

El cálculo de aquellas cabañuelas pasa de padres a hijo como la más preciada e las herencias, y solamente armado con su aritmética fe en estas predicciones, a las que le agrega una que otra promesa dedicada a santos propicios a la copiosidad, ha podido surtir el mocano, durante décadas décadas, todos los víveres y granos que necesita el país para sobrevivir, después de abastecer abundantemente a Puerto Rico, Haití

Artículos anteriores

Imágenes de hoy del Listin Diario

Próximo artículo

Muere en Santo Domingo Ramon Garcia Vasquez

El autor

José Abigail Cruz Infante

José Abigail Cruz Infante

Nació en Santiago de los Caballeros. Casado. Residente en Santo Domingo.

Graduado Magna Cum Laude en Derecho. Parlamentario por varios años representado su provincia Espaillat en el Senado y la Cámara de Diputados. Ha sido Secretario de Estado y vicepresidente del Parlamento Latinoamericano. Miembro del Consejo Consultivo de FOPREL.

Escritor de varios libros sobre Moca. Director Administrador del blog Mocanos.net.