Opinión

La seguridad alimentaria en a Republica Dominicana

SEGURIDAD ALIMENTARIA EN REPÚBLICA DOMINICANA

 

Mucho se habla en el país acerca del progreso y el desarrollo. Se exponen cifras, estadísticas, cuadros y metas, pero el hambre sigue golpeando a un amplio sector de la población y es preciso afirmar que con insuficiencia e inseguridad alimentaria no pueden alcanzarse el desarrollo ni el progreso económico.

La superación del hambre y la desnutrición son logros esenciales para asegurar la cohesión social, ya que ambos factores negativos son generadores de círculos viciosos de pobreza y exclusión de las personas; por lo tanto, la erradicación del hambre y la desnutrición crónica infantil debería ser  la primera prioridad política, y primera urgencia temporal, en el camino hacia una mayor cohesión social y equidad en la República Dominicana.

La Seguridad Alimentaria, según la Declaración de la FOOD and AGRICULTURE ORGANIZATION OF NATIONS (FAO), en Roma, 1996, se logra, a nivel de individuo, hogar, nación y global, cuando todas las personas mantienen en todo momento, acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo para satisfacer sus necesidades alimentarias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana.

De acuerdo a estadísticas confiables, un 42% de la población se encuentra  en niveles de pobreza, y un 7% en pobreza extrema. Estas cifras son alarmantes, más   si tomamos en cuenta su distribución geográfica, pues la población rural tiene la tasa mayor de pobreza y de pobreza extrema.

La pobreza y  la desnutrición son dos fenómenos diversos, los cuales están sinembargo estrechamente vinculados, dado que la pobreza incrementa el riesgo de la subalimentación y desnutrición en las gentes más vulnerables de la sociedad. Evidentemente ambas situaciones surgen como consecuencia de una significativa desigualdad social y económica en torno al acceso a recursos, y de posibilidades limitadas de ejercer el derecho a la alimentación, lesionando el nivel nacional de la soberanía alimentaria.

El derecho a la alimentación es el conjunto de normas jurídicas que regulan la producción, el comercio y la manipulación de los alimentos, así como el control, inocuidad y comercio de los mismos. Esto incluye las disposiciones  que aseguran la inocuidad alimentaria, protección del consumidor, disuasión del fraude alimentario, pesos y medidas, calidad de los alimentos, importación y exportación de alimentos, inspección,  residuos de plaguicidas, medicamentos veterinarios, control de fertilizantes; piensos, entre  otros.

Debe tomarse  en cuenta que en América Latina y el Caribe aproximadamente 53 millones de personas-de las cuales 9 millones son niños menores de 5 años- no se alimentan suficientemente, a pesar que la región produce un 30% más de los  alimentos que se necesitarían para  la totalidad de sus habitantes.

Debido a los altos precios y escasez de los alimentos, agravados por la crisis financiera mundial, se hace necesario y urgente armonizar y homologar la legislación regional sobre el derecho a la alimentación, para prevenir y luchar contra el hambre y la malnutrición en  los pueblos de la región.

Con República Dominicana a la cabeza es urgente recopilar y  actualizar los estudios jurídicos que se tienen  a la fecha, para elaborar una propuesta de Ley Marco regional en materia de soberanía y seguridad alimentaria y nutricional. A ver si impulsamos la iniciativa entre todos.