Editorial

Por mejor atención a la juventud

Editorial

La situación de la juventud es sombría, tanto por los elementos que la acorralan en el presente, como por la incertidumbre del porvenir. En un mensaje con motivo de la Independencia, la Conferencia del Episcopado Dominicano expone su gran preocupación por el estado de cosas en que se desenvuelve una porción apreciable de jóvenes y adolescentes sin oportunidad de formación ni trabajo, sin orientación de líderes políticos responsables y en un ambiente de delito, vicios y corrupción.
Los obispos atacan de frente la carencia de líderes políticos y sociales que sirvan al pueblo en vez de lucrarse de los bienes comunes y exhiben en su mensaje el grave daño que esas carencias provocan en una juventud necesitada de sana orientación y capacitación para manejar los problemas sociales de su momento. Y no escapan al látigo los líderes indiferentes a la situación de disolución de la familia, la prostitución y el ejercicio prematuro del sexo.
Habida cuenta del profundo descrédito en que han caído algunos políticos y sus organizaciones, la carta saca a relucir las responsabilidades que tocan a esas organizaciones por escándalos de corrupción que sacuden al país en estos momentos y que son enseñanza nociva para los jóvenes. No hay desperdicios en este mensaje que llama a familias y organizaciones sociales meditar profundamente sobre estos males.