InternacionalesNoticias

Puertorriqueños se preparan para el Huracán María

SAN JUAN, (AFP) – Puerto Rico aguarda el martes con angustia la llegada del huracán María, descrito como “sumamente peligroso” por meteorólogos y como la mayor tormenta “en un siglo” por el gobernador, a sólo dos semanas del azote de Irma que aún tiene a más de 50.000 clientes sin electricidad.

Después de devastar la isla de Dominica durante la noche del lunes, María -con categoría 5, la máxima- sigue golpeando las Antillas Menores con vientos de 260 Km/hora. Ahora se dirige hacia las Islas Vírgenes estadounidenses y pasará sobre Puerto Rico el miércoles antes de virar hacia el Atlántico norte.

Seguimiento en tiempo real!

El gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló Nevares, hizo la mañana del martes un dramático llamado a la población para que abandone las zonas vulnerables de la isla, un territorio estadounidense.

El fenómeno atmosférico “se proyecta como el peor del (último) siglo en Puerto Rico”, dijo Rosselló, añadiendo que “es el momento para actuar” para proteger vidas.

El mandatario instó a olvidarse de “las categorías, de los números 4 o 5 (en la escala Saffir-Simpson), porque este es un evento violentísimo (…) La prioridad debe ser proteger la vida”. “Esta no será una situación de 72 horas”, agregó, anticipando que después del paso del fenómeno el sistema de telecomunicación probablemente colapse por la posible caída de torres.

El director en esta isla caribeña del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Estados Unidos, Roberto García, reafirmó que el ciclón María es “sumamente peligroso”. Según García, en Puerto Rico “no hemos tenido amenaza tan grande probablemente desde 1928, con San Felipe. Éste se aproxima a esa intensidad”.

Ese año, el huracán Okeechobee, también llamado “San Felipe Segundo”, azotó como categoría 5 y mató a 300 personas en Puerto Rico, según un documento de la administración atmosférica NOAA. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) prevé que Puerto Rico padezca 45 cm de lluvias -e incluso 63 cm en algunas zonas-, además de peligrosas marejadas que elevarán el nivel del mar entre 2 y 3 metros.