Cosas de MocaMoca

Recordando un aniversario jubiloso para Moca

Un aniversario jubiloso para Moca

 

 

Un distinguido grupo de mocanos y mocanas que forman el Patronato de la parroquia del Santuario Corazón de Jesús, me han pedido que, con motivo del aniversario de la construcción del Santuario Nacional del Corazón de Jesús escriba algo sobre el significado de ese hecho en la vida religiosa, social, cultural e histórica del pueblo de Moca.

Ante tan honrosa petición y para dar a conocer a los lectores de Mocanos.net un acontecimiento destacado en la vida de nuestra patria chica, nos disponemos a pergeñar algunas notas y brindar testimonios personales en torno al hecho a comentar.

El Santuario del Sagrado Corazón de Jesús fue consagrado el día 8 de junio de 1956 por Monseñor Octavio Beras, Arzobispo de Santo Domingo, así que ahora estamos celebrando el 50 aniversario de tan importante, histórica fecha para la comunidad religiosa de Moca y, especialmente para la Congregación Salesiana.

Este templo, majestuoso y bellamente edificado vino a sustituir una antigua iglesia que existía en su lugar, y que después del terremoto de agosto de l946 quedó muy destartalada a consecuencia del meteoro y por las plagas que habían corroído sus maderas. Se hacía necesario construir otro apropiado para las necesidades del culto.

Con la llegada de un párroco no seglar para  la Parroquia del Corazón de Jesús en 1945,  el mexicano Antonio Flores, dinámico sacerdote de la Orden Salesiana que había desarrollado una magnifica labor en el Oratorio Don Bosco en la capital, la idea de construir un templo nuevo en Moca cobró impulso. Los planos fueron hechos por el ingeniero Humberto Ruiz Castillo y se inicia la obra, que más adelante se suspende por considerarse muy ambicioso el proyecto.

Le correspondió al padre Sixto Pagani, de la misma Congregación la tarea de convencer al Arzobispo Ricardo Pittini de que no debía detenerse los trabajos, ya que se trata de una obra que le daría honor al país, pues seria posiblemente el primer templo realmente concebido con sentido artístico, de moderna arquitectura, gloria para el país.

Aprovechando el  renovado fervor religioso que suscito el indicado fenómeno telúrico de 1946, muchos fieles católicos celebraban peregrinaciones a la iglesia del Corazón de Jesús, muchos de ellos llevaban, en señal de penitencia, grandes piedras que depositaban en pilas al frente de la misma. Esas piedras fueron usadas más tarde en el material de la zapata del templo que se inició en 1948 por el ábside, que es la parte del templo abovedada y comúnmente semicircular, que sobresale en la fachada posterior, y donde se ubicaban el altar y el presbiterio.

Utilizando parte del material de la vieja iglesia se construyó el Teatro Don Bosco, instalación que dio pie a importantes logros sociales para la comunidad mocana.

Con un estilo ecleticor, pues arquitectónicamente es un mezcla de estilos, fue la creación artística del maestro Luis Breda, un coadjutor salesiano que se identificó con la obra, dando por resultado un templo de particular belleza en la República Dominicana.  Contemplando su interior puede observarse una notable proporcionalidad, un equilibrio  que el diseño destaca apropiadamente.

Con una altura interior de 15 metros, su espacio de divide en tres naves: una central de 10 metros de ancho,  y dos naves  laterales de 3 metros cada una.

Sus ricos vitrales, son una verdadera joya del arte artesanal a colores. Fueron fabricados en Italia por la firma Giannina, de Turín. Contienen numerosas escenas de la Biblia y del historial salesiano. La llamada Puerta del Perdón es una obra bella de arte, de impresionante visíon. Es la representación de un ideal de Don Bosco: el Señor en medio de los niños.

Esta puerta artística fue una donación del señor Baltasar Almanzar, de la vecina  Salcedo.

Esculpidas en fino mármol italiano realizado por la famosa Casa Arrighini, se encuentran  en el interior verdaderas obras de arte, como son el altar mayor y la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, sobre un gran globo que representa el mundo, situado en el centro del ábside, detrás del altar mayor, con un peso de unos mil kilos.

También son del mismo mármol y de la misma fabricación el via crucis, la balaustrada y la pila bautismal. Es importante resaltar que en  la torre de este espléndido Santuario existe un juego de campanas, fabricadas por la Ditta De Poli, de Italia, que tienen un peso de 2500 kilos; esas campanas se pueden tocar eléctricamente desde la sacristía y oirse en las comarcas vecinas.  Su cántico acerados ha sido el despertador del pueblo por años.

Un hecho interesante en la historia del Santuario ocurrió el 30 de noviembre de 1957, cuando  Rafael Trujillo, de visita con motivo de la inauguración de otro un templo salesiano, le prometio al padre Sixto Pagani, Superior de  la Orden que visitaría esa tarde a Moca para conocer el Santuario Corazón de Jesús.

A la 3.15 PM. se presento el hombre y después de un servicio litúrgico recorrió por dentro y por fuera el templo, observando todos los detalles y preguntando sobre su procedencia.

Al final le comunicó al padre lo siguiente: ¨quiero hacer en el Palacio una capilla con todo lo que hay en este Santuario, altares, estatuas, mármoles, vitrales, órgano y campanas¨, que habían tocado a su llegada. Así se hizo, y en la capilla del Palacio Nacional hay una replica, a pequeña escala, del Santuario Corazón de Jesús de Moca.

Recordando la consagración,  la comunidad Salesiana y la colectividad mocana se sienten jubilosos por este aniversario, el cual debe servir para marcar de nuevo la religiosidad de un pueblo y para reconocer formalmente la dedicación  de una orden religiosa de gran influencia en la vida social, cultural y espiritual de Moca.

Autor: José Abigail Cruz Infante