Desde el Vaticano

Sacerdotes bien formados y madurez en la fé.

El santo padre Francisco tuvo en la mañana de este jueves un encuentro con los sacerdotes de su diócesis, una cita anual en la catedral de Roma con motivo de la cuaresma.

El Papa confesó al inicio de la misma, siempre en la basílica de San Juan de Letrán, a 15 sacerdotes, y después leyó una meditación escrita de su puño y letra sobre “El progreso de la fe en la vida del sacerdote”, en la que indicó una serie de puntos necesarios en el camino de formación constante y de madurez en la fe.“Señor, aumenta nuestra fe, te lo pedimos también nosotros al inicio de esta meditación”, una fe que debe operar por medio de la caridad”.

Una fe que sea un camino de formación y maduración, sin interpretarlo como “formación meramente doctrinal”, sino a través de los encuentros con el Señor durante la vida”, encuentros que se custodian “come un tesoro nella memoria”. O sea “ese círculo virtuoso al que se refiere el Documento de Aparecida que acuñó la fórmula de discípulos misioneros”.