Opinión

Si, nos falta mucho

Una de las características de un país desarrollado, es como se halaga y reverencian sus ciudadanos, que se han destacado en cualquier actividad, bien sea la política, el arte, la ciencia, o el deporte,  para mencionar algunas de las actividades humanas que reciben mayor
publicidad.
En el campo deportivo que es  al que me voy a referir en esta entrega, entre nosotros, una y otra vez, vemos, con algunas excepciones (Felix Sanchez es una), como no enfatizamos  cuando un equipo o un atleta se destaca de manera espectacular.
No se me puede olvidar, que cuando ganamos invictos el Clasico Mundial de beisbol en marzo  del   2013, el equipo no desfiló al día siguiente en la capital de la república, dizque  porque los jugadores tenían que irse a los campos de entrenamientos de sus equipos de grandes ligas al día siguiente.

Los boricuas nos dieron una lección pues estaban preparados para celebrar en grande este año,  si ganaban el Clásico y aunque quedaron en segundo lugar, lo celebraron  al día siguiente, con sus jugadores desfilando en carrozas y demás.


En la actualidad tenemos entre nosotros el caso del equipo nacional femenino de volleyball (volibol ) que gracias a los esfuerzos de Don Cristobal Marte  ha sido clasificado como el noveno mejor del mundo y pone muy en alto nuestros colores nacionales en todos los eventos internacionales en que participa.
Don Cristobal ha invertido su tiempo y su dinero para lograr esta meta y apenas esto se le reconoce y hasta una cancha  particular parece va a tener que construir para sus atletas, porque el pabellón de volibol de la capital, se utiliza para todo y no deja espacio para utilizarlo para lo que fue construido.

Pero lo peor es, que el equipo juega en eventos internacionales de trascendencia como lo es la Copa Panamericana de la  cual eramos  los campeones, triunfa y los juegos no son televisados ni en vivo ni en videos, a una hora pico de audiencia.
En el reciente torneo panamericano de volibol, en el cual las muchachas defendían la copa de campeonas, el equipo gano seis juegos sin perder un solo set y  nadie disfrutó de este espectáculo por televisión.

Nadie se pudo  deleitar con los saques de línea, los killing demoledores , las salvadas de bola o los bloqueos de nuestras estrellas.
Solo se televisó el ultimo juego, que lamentablemente perdimos de Estados Unidos  por los esfuerzos realizados por el Presidente de La República y el Ministro de  Deportes.

Pero ¿Como es posible que el Presidente tenga que intervenir hasta  en esto?
Como es posible que ningún  empresario se haya percatado de la trascendencia y del buen efecto que para el orgullo nacional y la venta de su producto   produce ver estas atletas triunfar en esos eventos y que con la debida propaganda esas transmisiones pueden ser un buen negocio.

La verdad es que nos falta mucho para que ocurran estas cosas.

Las transmisiones del beisbol de grandes ligas son un buen negocio, por la organización  y  honestidad que caracterizan MLB, que ahora no permite ni que sus atletas tengan problemas de violencia familiar, pero si nosotros  no promovemos lo que hacen nuestros atletas en actividades internacionales, nunca seremos  nada.


Con David Ortiz tenemos un ejemplo de lo que es destacarse en un deporte en un país desarrollado. Ya su número figura en la pared del Fenway Park en Boston, junto con los demás grandes jugadores  de los Medias Rojas.. ¿Cuantos números se destacan en nuestros estadios de beisbol, visibles desde los asientos que ocupan los fanáticos, de los grandes peloteros retirados. Que yo me haya percatado, ninguno.

Felicitamos calurosamente a nuestras volibolistas y pienso que aunque terminamos en segundo lugar, deberíamos celebrar  como los puertorriqueños con su segundo lugar en el Clásico de Beisbol de marzo pasado,  que lo celebraron en grande.

Autor: Julio Manuel Rodriguez Grullon

Artículos anteriores

Nuevo la amistad y lealtad en Negro Veras

Próximo artículo

Estas son noticias de hoy

El autor

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón

Dr. Juio M. Rodríguez Grullón