Caamaño, presentan cadáver a la prensa, 1973

Caamaño

Caamaño

Compartir

En horas tempranas de la mañana del 17 de febrero de 1973, son mostrados a la prensa los cadáveres de los guerrilleros caídos el día anterior: “Las FF.AA. anunciaron la muerte de Caamaño junto a sus compañeros en el paraje Nizaíto sección la Orma, de San José de Ocoa.

El Contralmirante Ramón Emilio Jiménez hijo, Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, el Mayor General Enríquez Pérez y Pérez y el Brigadier Juan Rene Beauchamp Javier, mostraron el cadáver de Caamaño a un reducido grupo de periodistas que fue traslado en helicóptero hasta el lugar donde se encontraba el cuerpo sin vida, y los de sus compañeros Heberto Lalane José y Alfredo Pérez Vargas, aunque las FF.AA. informaron que Caamaño había muerto en combate, testimonios posteriores afirmaron que él fue fusilado, luego de estar apresado por tropas del ejército nacional que lo perseguían”. (Texto sacado de “Desembarque en Playa Caracoles “- Enciclopedia Virtual Dominicana.).

“En oficial Carlos Castillo Pimentel que se niega a cumplir la orden del almirante [Emilio] Jiménez Reyes de asesinar a Caamaño; el oficial Héctor García Tejeda sustituye a Castillo Pimentel y organiza y dirige el asesinato… al mediodía del lluvioso y frío 17 de febrero el secretario de las Fuerzas Armadas almirante Ramón Emilio Jiménez Reyes, ordenó a un cabo y seis rasos quemar a Caamaño hasta desaparecerlo totalmente, para que los patriotas dominicanos no tuvieran sus restos para rendirle culto e inspirarse en sus ejemplos históricos, y enterrar a Lalane y Pérez Vargas… al lado de un camino encharcado a unos cincuenta metros de la carretera Ocoa-Constanza, estaba el cadáver de Caamaño desnudo y dos guerrilleros metidos en sacos, el almirante Jiménez Reyes le ordenó que él [quien hace las declaraciones] y seis militares quemaran a Caamaño hasta que no quede nada, y si algo queda lo tiran por una furnia para que se los coman los puercos cimarrones. A los otros dos los entierran en sitio y manera que nadie pueda encontrarlos.

Unos extranjeros que estaban con el almirante nos instruyeron cómo quemar a Caamaño y hacer la tumba de los otros dos. Como había llovido, todo estaba mojado y no prendía la leña para quemar a Caamaño, se lo informé al almirante Jiménez Reyes y le pedí gasolina. Vino y se paró entre los pies de Caamaño y le disparó una ráfaga partiéndolo casi en dos y volándole la cabeza, y dijo “ahora hay menos que quemar”, y ordenó destazarlo para quemarlo mejor “y si queda algo lo tiran que ese es comida de puerco”.

“Pasamos la tarde enterrando a los dos, partiendo leña, cortando a Caamaño en pedazos y esperando la gasolina que llegó al anochecer. Durante toda la noche tratamos de quemar los pedazos de Caamaño, pero la lluvia apagaba la fogata que volvíamos a prender en medio de un frío tremendo, hasta que se acabó la gasolina, nos guarecimos de la lluvia y cuando amaneció estábamos solos, recogimos los pedazos no quemados y los huesos a medio quemar, y en vez de botarlos para los puercos cimarrones de la zona, los llevamos a la tumba recién hecha. Hicimos un hueco y los pusimos encima de los cadáveres, tapándose luego otra vez como nos habían instruido los extranjeros, poniendo tierra y apisonándola, luego tablas de costanera verde, tierra vegetal y la yerba de la zona que habíamos separado con cuidado”.

Tomado del artículo de Claudio Caamaño Grullón, Revelan que Caamaño duró seis horas vivo después de su captura, 13 de diciembre del 2012.

Fuente


Compartir

Leer anterior

Roberto Rosario: Hay plan para apresarme acusado de sabotaje a elecciones

Leer siguiente

Presidente PLD en Moca apoya posición Comité Político sobre sabotaje elecciones

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.