Carmen Delia de La Cruz Camacho ejemplo de sensibilidad humana y compromiso social

Compartir

A lo largo de la trayectoria por la vida, los seres humanos vamos sembrando huellas que por su valor espiritual y humano se tornan indelebles llenando un vacío en los demás y que se transforma en chispa de luz color esperanza; un ejemplo palpable de lo dicho es la dama mocana Carmen Delia De La Cruz Camacho Bencosme, oriunda de la legendaria comunidad de Villa Trina, Moca; y es que su amor por el prójimo y las obras que realiza la convierten en una criatura que ha comprendido el verdadero amor de  Dios. 

Hija de los señores Carlos De La Cruz y Doña Enelsa María Camacho, Carmen Delia se dedica al oficio de estilista en belleza por 34 años pero esa profesión no solo es realiza con fines lucrativos sino que ella pensando en cómo se puede servir a los demás es la peluquera del Asilo de Anciano Santísima Trinidad de Moca y durante una década, con todo el amor que le caracteriza recorta a los envejecientes de ese centro entre ellos hombres y mujeres, labor que realiza cada semana sin importar los clientes que por paga requieran de sus servicios. 

Manifiesta que es madre de 3 hijos a los cuales le ha infundido el amor familiar, la formación en valores y rebela que Carlos Javier, Claudio Manuel y Samuel son los pilares para darle el ejemplo de que se puede dar a los demás, sin esperar nada a cambio, solo pensando en el amor más grande: El de Dios. 

Relata que un día soñó que le indicaban ayudar a alguna institución y sin saber dónde quedaba el asilo de ancianos, se armó de tijeras y otros utensilios y sin haber visitado ese lugar llegó ese día y desde ahí no ha dejado de ir a “pelar” lo que ella llama: “Sus viejitos”.

Carmen Delia pertenece a la pastoral social de su comunidad y señala que en esa comunidad existen personas de escasos recursos económicos y con muchas necesidades, donde haré lo que humanamente sea posible para extender su mano solidaria, ya que según ella siempre se puede ayudar, si tenemos la voluntad y el deseo en lo más profundo del corazón. 

Expresa que vive rodeada del amor de sus progenitores y de sus vástagos en medio de la naturaleza y el verdor que característica esa zona montañosa y allí no le falta la gracia de Dios en su más amplia misericordia, asegurando que se gana más dando y se cosechan frutos que tendrán un pago en otra dimensión no terrenal, por lo que seguirá ayudando hasta donde lleguen sus posibilidades. 

TEMAS RELACIONADOS

Capacitan 90 policías en Sensibilidad, Prevención y Lucha Contra la Violencia de GéneroCarmen Inés Bencosme presenta libro artístico


Compartir

Leer anterior

La Palabra Diaria de hoy – lunes, 20 de enero de 2020

Leer siguiente

Noticias de hoy

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.