Defensor del Pueblo de NYC propone retrasar apertura de escuelas hasta octubre y empezar solo con niños pequeños

Compartir

La apertura de las escuelas públicas en medio de la pandemia del COVID-19 en Nueva York se ha convertido en una de las grandes manzanas de la discordia, pues aunque la Ciudad trabaja en un plan para que los niños regresen parcialmente a clases en septiembre próximo, cuando inicie el nuevo año escolar, con el apoyo de padres y maestros, también hay otras voces de educadores y familias de los estudiantes que se oponen.

Y este lunes, el Defensor del Pueblo de la Gran Manzana Jumaane Williams, se sumó a las posturas contrarias a las de la Administración De Blasio sobre la reapertura de las escuelas, y presentó un plan para que el regreso a clases presenciales se retrase hasta octubre y que solo asistan inicialmente los niños más pequeños.

Así lo anunció el exconcejal de Brooklyn, tras pedir a la Ciudad que considere su propuesta, que según explicó, se basa en datos científicos para evitar que haya una mayor propagación del virus si se abren antes de tiempo y si se hace con todos los grados.

La propuesta de Williams señala que en el otoño empezaría una reapertura de aulas gradual, según el grupo de edades de los 1.1 millón de estudiantes que acuden a las escuelas de la Gran Manzana.

“Los niños menores de 10 años tienen menos probabilidades de enfermarse del virus”, explicó el Defensor del Pueblo al sustentar su propuesta.

“Tenemos que lidiar con la realidad y la percepción de la pandemia. Queremos minimizar el riesgo como sea posible y por eso creo que necesitamos más tiempo, al menos un mes, hasta octubre para que comiencen las clases presenciales”, dijo el Defensor, mencionando que también pudieran ampliarse los llamados Centros REC, creados para cuidar a los hijos de trabajadores esenciales para que tomen clases remotas desde varias sedes especiales. “El Gobierno federal está haciendo las cosas muy mal, y aquí en Nueva York podemos hacer las cosas mucho mejor y convertirnos en un referente para el resto del país”.

Williams explicó que bajo su plan en septiembre los niños comenzarían con clases online en sus casas o en centros REC establecidos para aquellos que no pueden tomar sus clases de manera remota en sus hogares. Luego vendría la fase presencial en octubre para niños menores de 10 años, y al finalizar el semestre, se haría una análisis para pasar a la fase 3, para revisar si en ese momento es seguro sumar a las clases presenciales al resto de alumnos de todas las edades.


Compartir

Leer anterior

Diócesis de La Altagracia recibe este martes a su nuevo obispo

Leer siguiente

Tomar café sin que afecte el corazón y los nervios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.