HABLEMOS DE MOCA

Compartir

ESCRIBE CARLOS ESTRELLA

Cuantos vimos pesar una libra de azúcar, una cuarta de queso blanco, oh la parafina para la Fabricación de las Velas que se comercializaban en el patio de la Casa.

El Colmado de Viejo y Fermina, uno de esos lugares iconos de nuestra infancia.

Diría Yo, el centro de distribución de las Paletas de Don Mario Fondeur, y donde se quedaban prácticamente los chelitos que nos pagaban por ayudar en las Misas, Carlos el Sacristan.

Doña Fermina Cruz, madre de una generación de muchachas que su voz, cubrían los espacios de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, partícipes del Coro, magistralmente dirigido por el Alemán Carlos.

Toda una leyenda en trabajo y honradez, rodean la vecindad del sector donde nos criamos y pudimos disfrutar de las enseñanzas que nos inculcaron.

Dios nos regale todos los años que vivimos entre la Corazon de Jesús, 16 de Agosto, la Imbert, la Morillo, la Córdoba y la Salcedo.

Bendiciones a cada uno de ellos.

Carlos Estrella


Compartir

Leer anterior

Diccionario Villegas

Leer siguiente

La Palabra Diaria de hoy – viernes, 23 de octubre de 2020

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.