Hablemos de Moca

Compartir

! HABLEMOS DE MOCA !

Escribe Carlos Estrella

Cuando puedo venir a New York, casi siempre me doy un recorrido por lugares y sitios donde tuve experiencias que con mucho orgullo las cuento.

En el año de 1974, recibí una oferta de trabajo de un Amigo de nombre Antonio de Jesús, de Nacionalidad Puertorriqueña.

Cariñosamente Tony, así se hacia llamar, era un gordito de baja estatura, pero con una Compañía de Plomería, de mucho trabajo para la Cuidad de New York.

El trabajo consistía, en reparar viviendas y apartamentos en las Zonas más pobres de la Ciudad de New York.

En esos años que me tocó, el mayor tiempo lo pasaba en el populoso sector de HARLEM.

La comunidad afroamericana, los Boricuas, Colombianos, jamaiquinos, predominaban ese sector, podrido por el consumo de Drogas.

Vi acciones y consumos espeluznantes por inyecciones que jamás olvidaré.

Una mañana nos tocó reparar el baño de uno de esos apartamentos, donde el mal olor, la asquerosidades y el descuido no se hacían esperar.

Mi jefe Tony, cuando entramos al cuarto de baño, para el cambio del Lava Manos, de la bañera, y el hinodoro, el cual estaba repleto de materias fecales, de hacia más de un mes. Me observaba y en un momento de un dos por tres, dejó caer dentro del hinodoro, un alicate, y Yo, sin mediar palabras ni pensarlo mucho, procedí a meter la mano, sacar la herramienta y procedi a lavársela, la sequé y se la pasé.

Me dice “ TIENES 50.00 DOLARES DE MÁS EN TÚ SALARIO, PENSE QUE VENIAS A NEW YORK A RELAJAR, PERO YA SÉ QUE FUE A TRABAJAR “.

Cuantas cosas se aprenden y las que debemos hacer, en esta Capital del Mundo.

Carlos Estrella


Compartir

Leer anterior

Encuentran cadáver de maestra estadounidense atado de pies y manos en Puerto Plata

Leer siguiente

Lamenta JCE contratara a la empresa Deloitte

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.