La Palabra Diaria de hoy – viernes, 31 de julio de 2020

Compartir

Enviada por Frank Taveras

DEJAR IR

El amor y la bondad de Dios fluyen en mi vida como un río que nunca se seca.

Sin embargo, para poder recibir, he de dejar ir y permitir que la conciencia de Dios me llene.

Como una represa, puedo crear resistencia y parar el fluir del agua o crear una apertura para que el agua pueda entrar.

Abro la represa y permito que el Espíritu divino fluya ininterrumpidamente cuando practico la gratitud y la fe.Reconozco y aprecio mis bendiciones cada día, desde la belleza de una flor hasta la compañía de un ser querido.

Doy generosamente de mi tiempo, servicio y tesoro, compartiendo mis regalos con el mundo.

Si siento temor o ansiedad, me afianzo en mi fe y confío en el orden divino.

Cuando dejo ir y dejo a Dios actuar me vuelvo receptivo al fluir divino.Juan les respondió: “Nadie puede recibir nada, si no le es dado del cielo”.—Juan 3:27


Compartir

Leer anterior

Cancion a Moca

Leer siguiente

Reportaje sobre Eduardo Brito

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.