Por encima de las dificultades vamos a salir adelante.

Compartir

Escribe Negro Veras

1.- En cada coyuntura histórica, el pueblo dominicano sin importar que sea un
fenómeno social o de la naturaleza, se ha puesto a la altura que mandan las
circunstancias. Por muy complejo que se presente el coronavirus, tiene respuesta
científica; mujeres y hombres de ciencias de diferentes partes del mundo están
trabajando para vencer la dificultad creada por la terrible pandemia.
2.- Más temprano que tarde, los conocimientos acumulados por la especie humana, la
sabiduría, ha de salir adelante. Debemos confiar en los científicos, en los
experimentados en la medicina que llegarán a descubrir las interioridades del
coronavirus, para que los habitantes del globo terráqueo vuelvan a respirar aire libre
que no dañe la salud de los seres humanos.
3.- Ciertamente, la ocasión no es para permanecer sobresaltados, pero tampoco se
nos puede pedir ser absolutamente confiados. El momento manda serenidad para que
cualquier decisión que tomemos sea sosegada; algo juiciosa, y no obra de la
precipitación que nunca es buena consejera.
4.- No debemos convertir a nuestro país en un medio social de plena confusión, en un
pandemónium. Lo que está ocurriendo no es para salir corriendo, gritando; haciendo
alboroto, ni con un alarmado guirigay, como tampoco proceder distraído es lo que
indica el buen juicio. Hay que ser prudente al ejecutar, para luego no tener que
lamentarnos lo que hemos hecho.
5.- Lo mejor del pueblo dominicano, los hombres y las mujeres que con su trabajo
digno y laborioso nos representan a todos y a todas, merecen una vida placentera, de
deleite, la que los hace gratos para cautivar con buen ánimo. El sacrificio de aquellos
que hacen ingentes esfuerzos por preservar vidas humanas debe merecer nuestro
total reconocimiento.
6.- Nuestro país, al igual que otros que hoy permanecen en estado de angustia
causada por el coronavirus, merece sosiego, porque la serenidad de la que bien
somos acreedores la necesitamos para ejecutar fructíferos proyectos.
7.- Ahora ni nunca debemos darnos por vencidos, pero sí obligados a demostrar
constancia, jamás exhibir inconsistencia. Estamos impedidos de ser veleidosos e
incapaces de derrotar la ligereza y todo aquello que no nos eleva como país luchador,
de emprendedores y triunfadores.

8.- El ambiente actual en el cual vivimos no es color de rosas, ni un paraíso terrenal,
pero estamos en la obligación de levantarnos confiados en la potencialidad como
pueblo batallador; de firmeza y decisión para salir adelante, y así honrar la memoria
histórica de los que nos enseñaron a bregar y vencer.
9.- Mientras dure el tiempo sin que se apruebe con éxito una vacuna que sirva para
enfrentar el coronavirus, y en tanto perdure la incertidumbre de la pandemia, hay que
actuar, obrar con disciplina, cumpliendo con las indicaciones impartidas por la
Organización Mundial de la Salud y llamadas a ser ejecutadas por las autoridades
locales.
10.- Hasta ahora, a nivel mundial, el antídoto que está dando resultados es el
aislamiento colectivo, a los fines de romper la cadena de transmisión del coronavirus,
permaneciendo cada quien en su hogar, evitando así la acumulación de personas,
para no transmitir la pandemia.
11.- Cada grupo familiar debe hacer conciencia de que el proceder adecuado es poner
en ejecución la disciplina. Obedecer las normas de higiene corre a cargo de cada
quien en forma individual, pero que se traduce en provecho colectivo. Al observar con
rigor las normas elementales y las indicaciones impartidas de cómo manejarnos
contribuyen a que podamos resistir y salir adelante sin ser afectados.

12.- No es signo de docilidad acatar las instrucciones que convienen para preservar la
vida suya y la de su familia. Es prueba de elevado proceder aceptar voluntariamente lo
que conviene a la comunidad de la que formamos parte. Demuestran ser personas
educadas, buenos ciudadanos y ciudadanas, y modelo de servidores comunitarios,
aquellos que con sus actuaciones mandan mensajes de civismo.
13.- El período que estamos viviendo no será para siempre, y no debemos olvidar que
faltan más días por pasar que los que han transcurrido. No dudamos que en un espacio
corto de tiempo vamos a restablecer la situación anterior y, entonces, vamos a renovar
nuestras normales relaciones de fraternidad con calor humano.
14.- Las dominicanas y los dominicanos estamos comprometidos a demostrar que por
encima de las dificultades siempre presentes, y ahora aguijoneadas por el coronavirus,
debemos probar estar hechos de un material firme, para triunfar sin importar las
circunstancias que se nos presenten. Nada ni nadie quita a nuestro pueblo su deseo de
reír aún dentro de la desgracia que nos lesiona, pero que de seguro venceremos para
volver a abrazarnos libremente y a darnos los acostumbrados apretones de manos.

Santiago de los Caballeros,

23 de marzo de 2020.


Compartir

Leer anterior

245 casos confirmados de coronavirus en RD; 43+ ayer

Leer siguiente

Nueva York tiene 20.875 casos de COVID-19 y supera a Corea en test per cápita

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.